sábado, 27 de enero de 2007

Y entonces llego ella


Dirección y guión: John Hamburg.
País: USA.
Año: 2004.
Duración: 90 min.
Interpretación: Ben Stiller (Reuben Feffer), Jennifer Aniston (Polly Prince), Philip Seymour Hoffman (Sandy Lyle), Debra Messing (Lisa Kramer), Alec Baldwin (Stan Indursky), Hank Azaria (Claude), Bryan Brown (Leland Van Lew), Jsu Garcia (Javier), Michele Lee (Vivian Feffer), Bob Dishy (Irving).
Producción: Danny DeVito, Michael Shamberg y Stacey Sher.
Música: Theodore Shapiro.
Fotografía: Seamus McGarvey.
Montaje: William Kerr y Nick Moore.
Diseño de producción: Andrew Laws.
Dirección artística: Martin Whist.
Vestuario: Cindy Evans.
Estreno en USA: 16 Enero 2004.
Estreno en España: 12 Marzo 2004.

--------------------------------------------------------------------------------

SINOPSIS

Reuben Feffer (Ben Stiller) vive una buena vi-da, y se ha labrado una buena carrera, a base de jugar sobre seguro. Como figura estelar del departamento de evaluación de riesgos de una importante compañía de seguros, Reuben es un experto cuando llega el momento de minimizar el peligro: si na-da se arriesga, nada se pierde. Polly Prince (Jennifer Aniston) se toma la vida como un juego de azar y disfruta con cada minuto de una existencia similar a la de un canto rodado que avanza a la deri-va. Siempre habrá otra oportunidad, un nuevo trabajo, otro aparta-mento en otra ciudad en caso de que en ésta la cosa no funcione. Si no hay suerte... a otra cosa. Reuben y Polly se ven en una fies-ta. Y Reuben, a quien le acaban de dar plantón, piensa que quizá por una vez la suerte pueda estar de su lado. Salir con Polly puede llevarle a rehacer su vida: ella es atractiva, distinta, divertida y, des-pués de todo, la conoce desde su época de estudiantes. Una per-sona no puede haber cambiado tanto... Bueno, seguro que Polly no iba tatuada a clase. Ni le gustaba la comida picante, ni bailar salsa calentona ni coleccionar recuerdos de sus ex-novios... como ese hurón medio ciego que recogió de uno de ellos en Italia. En cuanto a Reuben, seguro que esa manía de planificar cada detalle de su vi-da no era tan acusada en su época de estudiante ni tampoco su obsesión por vivir una vida convencional. Pero Reuben descubre que en la vida más convencional puede haber todo tipo de sobresaltos: comida indigesta, historias de infancia que dan miedo, masco-tas invidentes... La vida es arriesgada y el amor también lo es, sobre todo cuando se comparten ambas cosas con una persona co-mo Polly.