martes, 1 de enero de 2008

Entrevista a Patricia Conde

Poco amiga de los saraos nocturnos y de acudir a actos sociales, Patricia Conde hizo una excepción para presentar el lanzamiento de una nueva revista. La presentadora del programa "Sé lo que hicisteis...", de quien se rumorea que sale con el cantante y actor Dani Martín, se negó a hablar de temas sentimentales. "Estoy deseando que llegue el 13 de Julio para tomarme mis vacaciones, pero aún no tengo decidido a dónde ir-reconoce Patricia-. Eso sí, necesito escaparme a un lugar tranquilo a descansar, porque esta temporada televisiva está siendo muy dura. Y estoy agotada. Figúrate, cuando volvamos a emitir a finales de Agosto será una hora diaria de programa. ¡La que me espera!". Pronto: ¿Sigues escribiendo historias, como ésa en la que la protagonista es la directora de una revista de moda?. Patricia Conde: Escribo para mí. De momento, no tengo idea de publicar nada. Su imagen descarada en la tele no se corresponde con la personal: "Soy muy tímida. En la tele actúo, me transformo y soy "cañera" y parezco otra, pero en realidad soy muy distinta. No me puedo quitar la timidez de encima". Pronto: ¿Por eso sales tan poco?. Patricia Conde: Es que no soy de salir, me gusta más hacer mi vida en casa, con mi gente, mis amigos. LLevo diez años trabajando en la tele y ya tuve bastantes salidas cuando era reportera de "El Informal". Ahora hago una vida muy tranquila. Soy una "curranta" y del trabajo voy a casa, y viceversa. Mi vida es muy normalita. Ni voy a fiestas ni a sitios de estos. Y me asusta que vengan a preguntarme sobre lo que hago o lo que dejo de hacer en el plano personal, porque no le interesa a nadie. Soy discreta y quiero que me dejen serlo. Pronto: ¿Te molesta que te adjudiquen romances o que hablen de tus amores?. Patricia Conde: Es que casi todo lo que se publica es mentira. No dan ni una, ja ja ja.



Desde los veinte años vive la vida en clave de humor y no piensa cambiar. Patricia Conde se asoma todos los días a la pequeña pantalla para hacernos reír y lo consigue con su programa Sé lo que hicisteis (La Sexta), que desde hace dos meses se ha pasado de ser semanal a emitirse todos los días. Pero nada es capaz de quitarle la sonrisa de la boca, ni tan siquiera la escasez de tiempo a la que está abocada por el éxito de su programa y que la ha alejado de sus compras y de sus escapadas a destinos inalcanzables para muchos. Ella sabe disfrutar de lo que tiene y lo hace día a día. WAPA: Hace poco más de un año que apostaste por el programa Sé lo que hicisteis la última semana y has pasado de hacer un programa semanal a uno diario. Esto sí que es celebrar el primer aniversario a lo grande. PATRICIA CONDE: Ésta fue una apuesta en equipo. Era un formato diferente y por tanto arriesgado, pero desde el primer momento supe que éste era mi programa. Está hecho en clave de humor y no sé concebir la vida de otro modo. Además, trabajar al lado de Ángel Martín es muy fácil, porque es un hombre inteligente y divertido, después, todo viene solo. Y no quiero olvidar el equipazo de guionistas que tenemos, que son estupendos, y los documentalistas, que pueden estar horas y horas viendo programas de corazón para facilitar nuestro trabajo, aunque esto les produzca a sus cerebros un daño de consecuencias irreversibles. Y tienes toda la razón, hemos celebrado el aniversario del programa por todo lo alto, porque pasar de hacer un programa semanal a uno diario es un premio. W: Pero tendrás menos tiempo libre. P.C: Al principio no pensaba en el poco tiempo que me iba a quedar para disfrutar de mis amigos y también de mí misma, me importaba mucha más el modo en cómo este cambio iba a afectar al programa, si resultaría positivo o negativo. Al final ha superado todas las expectativas y cada día nos divertimos más haciéndolo. La otra parte, la del escaso tiempo libre, está ahí. No tengo la misma libertad de movimientos, vamos, que antes podía hacer más escapaditas al gimnasio, podía ir al supermercado sin prisas o hacer mis compras. Pero he encontrado la solución a algunas cosas en Internet, aunque ya me gustaría que lo del gimnasio también se arreglara así (risas). W: Te ríes mucho en el programa. P.C: Creo que todos nos reímos mucho, y si no lo hiciéramos significaría que no nos hace gracia lo que hacemos y sería un problema. Tengo muy buen rollo con todos mis colaboradores, pero entre Ángel y yo hay muy buena química. Hemos conectado muy bien porque los dos nos reímos de las mismas cosas, tenemos el mismo sentido del humor, hablamos el mismo idioma dentro de este mundo de la tele, la fama… Lo veo de una manera muy distinta a como espera la gente. Lo más maravilloso de este trabajo es cuando ves que todo encaja y saberte parte de esta gamberrada tan divertida. W: Una gamberrada que critica a la prensa del corazón. P.C: Es una crítica constructiva, al menos es lo que intentamos hacer desde este programa porque no hacemos sangre de ello. Hay quien se lo toma con mucho sentido del humor y otros a los que les encantaría romperle las piernas a Ángel. W: ¿Romperle las piernas? P.C: (Carcajada). A mí me ha tocado el papel de buena y a él el papel de malo. Pero todo es cosa de los guionistas, la gente de la televisión debería saberlo. W: Dices que te ha tocado hacer el papel de buena, ¡y nosotros que nos lo creemos! P.C: No sé si soy buena o no, sí tengo claro que la vida te trata de otra manera si sonríes. Y si alguien no se lo cree, sólo tiene que intentarlo y enseguida se dará cuenta del resultado. Mi madre siempre me dice: “hija, si sonríes a la vida, esta te sonríe a ti”, y yo le hago caso. Estoy muy orgullosa de la educación que nos han dado mis padres a mis hermanos y a mí. Nos han enseñado a ser perseverantes y disciplinados y lo más importante de todo, a saber tomarnos la vida en clave de humor. W: ¿Está siempre el humor tan presente en tu vida? P.C: Desde muy niña apuntaba en una libreta que llevaba siempre conmigo chistes que oía para que no se me olvidaran y que también utilizaba cuando en las reuniones familiares se ponía la cosa chunga y empezaban las tensiones. Entonces era mi momento y sacaba la libretita y comenzaba a contar los chistes que tenía allí apuntados y todos se reían y ahí se acababan los malos rollos. Me encanta hacer reír y sonreír. Si alguna amiga está pasando un bache o tiene un mal día y yo consigo hacerla reír o sonreír es el mejor premio de todos, porque devolver la sonrisa a la gente que quiero o a las personas que siguen mi programa me hace feliz. W: Parece que la comedia es un traje hecho a tu medida. P.C: Es un traje natural aunque a veces a ese traje tenga que cogerle el bajo o acortarle una manga. Recuerdo de pequeña cuando veía, por ejemplo, una comedia de Goldie Hawn, me reía tanto y veía como se reía toda mi familia que pensaba: esto es lo que quiero hacer de mayor. He dicho muchas veces, y lo seguiré diciendo, que me río hasta de mi sombra y es cierto. Lo recomiendo porque libera tensiones. W: Hace tiempo te quejabas de que no te gustaba que los demás vieran en tu físico un hadicap a la hora de hacer humor, pero esa prueba ya está superada, ¿no? P.C: El humor es universal, y entiendo que da igual el físico, otra cosa es lo que entiendan los demás. Lo importante es el talento y el talante. W: ¿Quieres decir que ser guapa, alta y rubia no te ha servido de nada? P.C: Estoy segura de que si tú y yo viviéramos en Estados Unidos y yo fuera Cameron Díaz o Sarah Jessica Parker no me la harías. Claro que el físico sirve, es tu carta de presentación, pero si luego sólo das la talla en una cosa…(se ríe). W: ¿Te atreverías con un papel dramático? P.C: Si el guión es bueno, ¿porqué no? Al igual que en el fútbol hay seleccionador que decide quién juega y quién se queda en el banquillo, en esta profesión pasa algo parecido. Si no te dan la oportunidad de jugar, nunca podrás demostrar que juegas bien. W: ¿A qué te habrías dedicado en caso de no ser presentadora? P.C: Si hubiera estudiado una carrera habría sido Psicología y quién sabe si en un futuro, si tengo más tiempo, la estudiaré. W: ¿Serías una buena psicóloga? P.C: Sí, porque me gusta estudiar el perfil de los personajes, comprenderlos. Observar los comportamientos de la gente que tengo alrededor me interesa y entretiene. La mayoría de los libros que leo son de temas psicológicos, me dan muchas pistas para lograr comprender el comportamiento humano. Aunque, si lo pienso bien, con lo que me gusta maquillar y peinar… soy buena de verdad. Te aseguro que me habría dedicado al estilismo y habría estado detrás y no delante de las cámaras. W: ¿Maquillar y peinar? P.C: Te sorprende, ¿a que sí? Pues soy una magnífica peluquera-maquilladora. Peino y maquillo a mis amigas siempre que tienen una cita importante, ya sea personal o de trabajo. Sólo confían en mí porque las dejo estupendas, pero ejerzo esta profesión sólo de forma amateur y por amistad. W: ¿Algún truco de belleza? P.C: Para estar guapa hay que sentirlo primero. Si estás bien contigo misma, si te sientes bien por dentro, desprendes serenidad y atraes a los demás, porque la belleza a veces es un don intangible, se siente, pero no se puede tocar. Y es cuando se está guapa de verdad. ¿Qué cómo lo consigo? Haciendo lo que me gusta, rodeándome de gente estupenda que me quiere y a quien yo quiero, disfrutando de la vida y ayudando en la medida que puedo a los demás. W: ¿Y para el exterior? P.C: Jamás me voy a la cama sin desmaquillar. Adoro mis cremas y puedo estar delante del espejo mucho tiempo aplicándomelas. De vez en cuando alguna que otra mascarilla para la cara y también para el pelo. Utilizo productos de buena calidad y me encanta testarlos yo misma hasta encontrar el que de verdad me gusta. No tengo ningún truco de belleza que haya heredado de mi abuela o de mi madre, bueno sí, el sentido del humor, que también ayuda mucho a sentirse bien con una misma. W: Y creo que los viajes también te sientan muy bien… P.C: Me encanta y siempre que el trabajo me lo permite – ahora, precisamente, no- hago escapadas cortas o largas, dependiendo del tiempo del que disponga. Intento elegir destinos con playa y buen tiempo, porque me encanta el placer de tumbarme al sol. Un plato: Nunca puedo resistirme a una buena langosta Un deporte: Andar y correr en la cinta que tengo en el gimnasio de casa. Un perfume: Burberry, pero suelo combinarlo con otros porque me gusta cambiar Un aroma: El césped recién cortado Un accesorio básico: Un buen bolso de Carolina Herrera Un ritual de belleza: Una tarde de risas con mis amigas y llegar a casa temprano para echarme todos mis potingues En tu bolso: El móvil Una joya: Mi gente, estoy muy bien rodeada Te escaparías… a Isla Mauricio, sin duda Una película: Casablanca Un libro:Las travesuras de la niña mala de Vargas Llosa Un color: el azul Una manía:La fecha de caducidad de los alimentos Un sueño:Seguir trabajando en lo que me gusta y no perder nunca la sonrisa