jueves, 8 de marzo de 2007

Salma Hayek & Orlando Bloom

Su mirada y su cuerpo queman más que el fuego de todos los dioses mayas juntos. Y sino que se lo digan a Antonio Banderas, que andaba “desperado” con esta chica de la mano haciendo saltar por los aires todos los edificios que dejaban al paso.
Es una de las actrices latinas del momento, con permiso de Penélope Cruz, a quien por cierto admira, y junto a Jennifer López, de quien dice en tono desafiante que no es una verdadera latina porque nació en New York “y no tiene acento”.
Lo que sí tiene Salma Hayek, a parte de un cuerpo de espanto, es carácter. Su vida es un tutti fruti de nacionalidades. De pasaporte mexicano, los abuelos paternos son libaneses y los maternos españoles. De pequeña fue a un internado de monjas en Louisiana pero la echaron por hacer gamberradas. Terminado el instituto, volvió a Estados Unidos para vivir con una tía de Houston hasta que cumplió los 17 años. En aquella época, cuando se ponía el bikini, que en México le tenían prohibido, no sólo atraía la mirada de sus amigos sino también la de sus respectivos padres.
De vuelta a su país empieza a estudiar relaciones internacionales y deja la carrera colgada a medias para cumplir su sueño: ser una actriz de las que arrasan. Después de hacer teatro y publicidad consigue un papel en el culebrón “Nuevo Amanecer”. Su papel principal en la telenovela “Teresa” la convierte en una estrella de la televisión mejicana. Pero cuando en 1991 regresa a la “tierra prometida”, esta vez para trabajar, se encuentra con el único reconocimiento de los vigilantes de parking de Los Ángeles.
Su primera oportunidad es un papel secundario en una película para la que estuvo haciendo castings durante cuatro meses, pero que al final le valió para conseguir el carné de actriz profesional. Pero quien la catapulta es el director Robert Rodríguez, al emparejarla con Antonio Banderas en “Desperado”, la segunda parte de la mítica cinta independiente “El Mariachi”.
Sus apariciones en “Abierto hasta el amanecer”, “Dogma” y “Wild Wild West” le han dado el nombre necesario para hacer papeles que realmente ha escogido como “Frida”, que cuenta la historia de la pintora Frida Kahlo. Mujer de armas tomar, ha coproducido ésta y otras películas a través de su compañía, “Ventanarosa”, siempre que se ha enamorado de un personaje que ella ha querido interpretar.
Ha estado relacionada sentimentalmente con Richard Crenna Jr, Edward Atterton y el actor Edward Norton, con quien inició relaciones en octubre de 1999 para romper en el año 2003. Posteriormente salió con Josh Lucas, con quien rompió en 2004. Tras esta decepción amorosa dijo que no pensaba casarse hasta que encontrara un hombre que “tenga más cojones que yo”. Lo último de la mejicana es su relación en secreto con el guapo Orlando Bloom, de quien los medios de comunicación dijeron por error que se veía con Penélope Cruz.