miércoles, 28 de marzo de 2007

Frases anonimas

El día de mi muerte quiero estar absolutamente vivo.
No robes. El Gobierno odia la competencia.
La contaminación no te da respiro...
Haz algo a prueba de idiotas y alguien encontrará un idiota mejor.
Nacemos desnudos, húmedos y hambrientos. Después la cosa empeora.
El tiempo es el mejor maestro. Lástima que mate a todos sus alumnos.
Me han hecho un test de inteligencia y ha dado negativo.
¿Hay vida antes del café?
Nunca pegues a un hombre con gafas; pégale con un bate de béisbol.
En realidad las tortugas saben volar, lo que pasa es que son tan lentas que no consiguen despegar.
Me he comprado un contestador automático tan bueno que, cuando no recibo mensajes, se inventa algunos para que no me deprima.
El que ríe el último piensa más despacio.
Yo si sé lo que es trabajar duro, porque lo he visto.
Quien no encuentra ningun fallo en sí mismo, necesita una segunda opinión.
Como quieres que te olvide, si cuando comienzo a olvidarte, me olvido de olvidarte y comienzo a recordarte.
Los mosquitos mueren entre aplausos.
La música japonesa es una tortura china.
El médico general es el que sabe que su paciente morirá. El médico especialista es el que sabe de qué.
Las tortugas viven alrededor de 450... metros.
No existen frases de seis palabras.
Sólo quien ha comido ajo puede darnos una palabra de aliento.
Seamos realistas. Busquemos lo imposible.
Bígamo: idiota al cuadrado.
Conduzca con precaución. ¿Por qué morir en perfecta salud?
El mago hizo un gesto y desapareció el hambre, hizo otro gesto y desapareció la injusticia, hizo otro gesto y se acabó la guerra. El político hizo un gesto y desapareció el mago.
Unos se casan por la iglesia, otros por idiotas.
A un tontaina le dijeron que su mujer lo engañaba con su mejor amigo, y mató al perro.
Arreglar los problemas económicos es fácil, lo único que se necesita es dinero.
Todo hermano se interesa por una hermana, sobre todo si esa hermana es de otro.
Mi padre vendió la farmacia porque no había más remedio.
Si Dios hubiera querido a los homosexuales, no hubiera creado a Adán y Eva, sino a Adán y Pepe.
Esta es la sinfonía inconcl...
El eco siempre dice la última palabra.
En los aviones el tiempo se pasa volando.
El colmo de la profesora: quedar embarazada con el polvo de la tiza.
El pene no se crea ni se destruye, sólo se transforma.
Los psiquiatras están cobrando precios de locura.
Los libros de medicina no deberían tener apéndice.
Cuando un médico se equivoca, lo mejor es echarle tierra al asunto.
En lo único que los médicos no se equivocan nunca es en pasar la factura.
A los ahorcados se les hace un nudo en la garganta.
Entre perros, aun el de mejor raza, es un hijo de perra.
Los japoneses no miran, sospechan.
Hay que trabajar ocho horas y dormir ocho horas, pero no las mismas.
Cuando todo sube, lo único que baja es la ropa interior.
Tengo un sueño que no me deja dormir.
Hay quienes estropean relojes, para matar el tiempo.
Intenté suicidarme y casi me mato.
Hay poetas que inspiran... lástima.
En las guerras, los soldados reciben las balas y los generales las medallas.